IMG_0364

Santo Domingo, 07 de febrero de 2018.-En el marco de un acto celebrado en la Oficina Nacional de Fe y Alegría, el Sr. Juan José Ferrúa, asesor local, y el P. Jesús Zaglul (Chumi) S.J., Director Nacional, presentaron el programa del Voluntariado Fe y Alegría. La actividad contó con la presencia de los miembros de la Junta Directiva, personal de la Oficina Nacional y los enlaces de los centros involucrados en la primera etapa del programa del Voluntariado.

Con más de 25 años en República Dominicana y en acuerdo con el Ministerio de Educación, Fe y Alegría gestiona 47 centros educativos públicos, con unos 35,267 estudiantes en educación formal, junto a más de 1,300 docentes y otros más de 700 colaboradores, en 16 Provincias, de un extremo a otro del país, desde San Rafael del Yuma hasta Elías Piña y Dajabón. La mitad son llevados por religiosas de 15 congregaciones diferentes, y otros 9 centros educativos son además parroquiales. 4 centros incluyen además programas de nutrición, 7 llevan dispensarios médicos, otros 5 tienen programas comunitarios de formación laboral y 4 acompañan programas radiofónicos de educación de adultos. De los centros, 31 son de nivel inicial y primario, y 27 tienen formación media y bachillerato, 14 de los cuales son politécnicos. El programa de Voluntariado se iniciará en 6 de estos centros que están en las zonas urbanas marginales de Santo Domingo.

Fe y Alegría desde sus orígenes ha trabajado de la mano de voluntarios y voluntarias, personas preocupadas por el bien de los demás, por una educación más justa, por eliminar las fronteras de la exclusión y ofrecer un mundo y una sociedad mejor a niños, niñas, adolescentes y jóvenes del país. Personas que dan de lo que son y tienen, que ofrecen su trabajo, talentos, profesión y experiencia para ayudar desde un servicio desinteresado y comprometido. Empresas que quieren asumir junto a su personal su rol de responsabilidad social transformando sus vidas, nuestro entorno y la vida de quienes sirven, compartió el P. Zaglul.

Buscamos que, tanto las personas e instituciones que se nos acercan a ofrecer ayuda, como aquellos que tienen la intención de hacerlo, puedan contar con una plataforma desde la cual ofrecer su tiempo, capacidades, formación, experiencia, para la mejor educación a los más excluidos. El voluntariado que iniciamos quiere responder a esta unión de intenciones y deseos que abren lo mejor de nosotros mismos y amplían nuestro horizonte a un encuentro con el otro que transforme nuestra vida y la vida de aquellas y aquellos a quienes servimos, resaltó el Director Nacional.

FE Y ALEGRÍA “EDUCACIÓN QUE TRANSFORMA VIDAS”