Copia de img-20171109-wa0027

El voluntariado Ignaciano de la Rep. Dominicana realizó con éxito, el pasado 11 de noviembre, la Conferencia “El Voluntariado Corporativo. Una herramienta para las empresas socialmente responsables” El evento contó con la participación de Jaime Ulloa, invitado internacional. Asimismo contó con las ponencias de Pedro Esteva, presidente de IMCA y del P. Manolo Maza, S.J.

Recogemos el reportaje realizado por Tony Arias Gil quien recoge aportaciones hechas por los conferencistas comenzando por el P. Manolo Maza,S.J.

Voluntariado mejor jarabe para vencer narcisismo infeliz

Antes de llegar a la Conferencia de Voluntariado Corporativo de Servir-D, ya me imaginaba que me iba a conectar con las palabras de padre Manuel Maza o Manolo, como lo conozco desde hace 25 años, más o menos. Manolo Maza siempre ha sido un artista de dibujar ideas con sus palabras: “el voluntariado es el mejor jarabe para vencer el narcisismo infeliz“. Así se expresó este sacerdote que tiene 31 años como profesor en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra.

Maza llegó para introducir el tema y nos dejó con reflexiones importantes para que las empresas valoren la importancia de contar con un programa de acción voluntaria.
El voluntariado saca lo mejor de cada persona pues desmonta las falsas realidades, hace que el voluntario reciba nuevos valores, crea empatía y genera encuentros participativos. Ante un público que aspira a salir del salón reforzando su práctica, les advierte: cuidado, porque al ayudar se puede sentir “que uno es muy lindo y muy bueno“. Advierte el trabajo voluntario puede crear dependencia y que las acciones solidarias se ocupen de lo que debe ocuparse el Estado.

En sintonía con las palabras de Maza, Jaime Ulloa, el peruano que vino a Santo Domingo a hablarnos de su experiencia con la Asociación Trabajo Voluntario, fue muy enfático en decir: el voluntariado necesita construir una buena base de valor compartido, de forma que cuando las acciones voluntarias crezcan no se caigan. “El voluntariado necesita tejer relaciones de valor con todos los involucrados“.
Ulloa presentó las etapas de un voluntario, que la mayoría de las veces inicia con una campaña, que pasa por participar de actividades como construcción de una biblioteca y que se complementa con un voluntariado por especialidades y finaliza con el voluntariado emprendedor.

Expresó que para tener un trabajo de voluntariado corporativo las empresas deben definir primero cuál es la propuesta de valor que van a entregar, en qué se va a enfocar su trabajo, preguntarle a sus empleados por qué quieren ser voluntarios, hacer un diagnóstico de necesidades de la comunidad a trabajar y planear acciones.
La razón de ser del voluntariado corporativo es la de promover, facilitar y apoyar para construir el desarrollo, señaló Ulloa.

“El voluntariado es una experiencia que va educando a uno“, Jaime Ulloa.
La participación de Ulloa formó parte de la conferencia Voluntariado Corporativo, una herramienta para empresas socialmente responsables. Fue organizada por ServirD, una organización sin fines de lucro que tiene como misión formar, coordinar, acompañar y fortalecer el trabajo voluntario en las obras de bien social de la Compañía de Jesús y otras instituciones afines en República Dominicana, para promover una práctica ciudadana responsable y una sociedad más justa y solidaria, desde los valores de la espiritualidad ignaciana. El patrocinio de la actividad estuvo a cargo de los bancos Popular y Reservas, así como de Gas Natural Fenosa, Cano, Mardon e IMCA.

El presidente de IMCA, Pedro Esteva dio un testimonio muy importante de cómo su empresa no le dio la espalda a los problemas de su entorno y se enfocó en trabajar de manera coordinada con el Politécnico Loyola para tener técnicos mejor preparados y que pueden insertarse en el mercado laboral. “Lo que hacemos como voluntariado tiene un propósito. Nos damos cuenta de que el politécnico aprovecha el valor de esa alianza”.

A nombre de Servir-D, Belkis Guerrero de Melo expresó que la organización pretende promover la cultura de la solidaridad a través del trabajo voluntario para lograr una sociedad más justa y compasiva. Señaló que la organización ha capacitado a más de 300 empleados de empresas y además a cerca de mil personas vinculadas a más de 20 obras sociales.